Trucos de fontanería para evitar problemas

Por mucho que pienses que las tuberías de tu hogar nunca van a sufrir atascos o averías, tarde o temprano necesitarás la ayuda de un profesional. Los cambios de temperatura, el uso y otros factores pueden causar problemas. Estos trucos de fontanería te serán de ayuda.

El mantenimiento preventivo es muy importante. Por ejemplo, no tirar cosas inadecuadas por el inodoro o hacer una limpieza de forma regular, bien con agua hirviendo o con productos que disuelvan los residuos que se pueden ir quedando en la tubería. Aunque a veces puede hacer falta algo más.

Revisa las tuberías para detectar fugas

Esta tarea es bastante sencilla, y uno de los trucos de fontanería más efectivos. Basta con revisar cada una de las tuberías que están a la vista, y mirar que no haya ninguna fuga, rotura o algún otro elemento que pudiera llevar a averías.

Mirar las juntas y roscas

Todos los elementos de unión de las tuberías tienen que estar en buenas condiciones. Por ello, revisa bien los grifos, llaves de paso y roscas con las que se unen distintos tramos, como los codos de los desagües.

Asegúrate de que todo está bien apretado y no hay signos de desgaste. Si notas que alguna parte no está del todo bien, cámbiala. O deja que se encargue un profesional si ves que es demasiado.

Comprueba el bote sifónico

Si notas que las tuberías van lentas, echa un vistazo al bote sifónico para comprobar que no se está formando ningún atasco.

Esta parte de la instalación de fontanería es una especie de caja de registro, en la que se comunican todas las canalizaciones del desagüe salvo el inodoro. Algunas veces hay dos, dependiendo del tamaño de la instalación, y lo normal es que esté en el cuarto de baño aunque también puede haber uno en la cocina.

Las tuberías en época de frío

El invierno es el peor enemigo de las tuberías porque el agua que hay en su interior puede congelarse, aumentar de volumen y deteriorar las canalizaciones. Por eso, otro de los trucos de fontanería es protegerlas del frío con un buen aislante, sobre todo las que dan al exterior. Si van a pasar varios días sin circular el agua, trata de dejarlas vacías para evitar roturas y daños por congelación.

Eliminar restos de cal

En algunas zonas, la cal puede convertirse en un problema importante, causando averías en electrodomésticos, grifos, desagües y tuberías. Si ves que hay depósitos blancos en la boquilla del grifo o la alcachofa de la ducha, es un síntoma de que el agua tiene mucha cal.

Para eliminar estos restos necesitarás hacer una limpieza con productos adecuados y un mantenimiento regular.

Contacta siempre con profesionales

Es probable que te encuentres con averías que no puedas identificar o problemas que necesitan mucho más que poner en práctica estos trucos de fontanería. En estos casos es muy importante ponerse solo en manos de profesionales con experiencia, que no solo aporten soluciones sino que puedan ofrecer garantía por todos los trabajos que realizan. Si lo necesitas, contacta con nosotros.