A veces, se trata de ahorrar dinero en cosas que son muy importantes. Una de ellas es el saneamiento, ya que se considera un gasto demasiado alto. Sin embargo, un mantenimiento inadecuado puede causar graves problemas, por lo que es mucho mejor prevenirlos y hacer una buena inversión.

Esta vez vamos a echar un vistazo a algunos de los problemas que se pueden generar cuando el saneamiento no cuenta con la inversión adecuada.

Generación de gases y malos olores

Si no se realizan las labores de mantenimiento adecuadas, los residuos se acumulan y descomponen. Esto hace que se generen gases, que buscan una salida y la suelen encontrar en el alcantarillado de la ciudad.

Estos gases pueden ser incluso inflamables, aunque el mayor problema que generan es un olor muy desagradable, que hace que sea casi imposible pasear por la zona, al menos sin echarse las manos a la nariz.

Además, en muchos casos se desconocen los efectos que pueden tener estos gases en la salud de quienes viven por la zona.

Contaminación de fuentes de agua

Una mala inversión en saneamiento puede acabar con vertidos no controlados en arroyos o ríos. Esto es un grave delito contra el medio ambiente, además de poner en riesgo la seguridad de estas fuentes de agua.

Las penas por delito medioambiental son bastante elevadas, por lo que ahorrar en la inversión y no contar con una buen saneamiento no compensa en absoluto. Es mejor destinar fondos suficientes para garantizar la canalización de aguas residuales a las depuradoras correspondientes.

Aumento en el gasto

A medio y largo plazo, el saneamiento mal mantenido se convierte en un gasto muy superior al ahorro que se piensa que se ha logrado. Debido a los residuos se pueden generar compuestos que deterioran la red, lodos tóxicos y otros problemas que exigen una acción rápida y costosa cuando se evidencia.

Invertir en saneamiento es un modo de ahorrar

Tanto si se trata de un particular como si es una entidad responsable del saneamiento de una ciudad completa, la inversión adecuada es la mejor manera de reducir los costes. Se evitan las reparaciones de urgencia, los riesgos y otros inconvenientes que acaban por ser tan costosos que pueden llegar a poner en riesgo la economía, porque descuadran todos los presupuestos.

En su lugar es mejor invertir en sistemas de mantenimiento y reparación como la tecnología sin zanjas, que permite acometer las tareas necesarias para mantener una red de saneamiento en perfectas condiciones, con el menor impacto posible.

Además, una buena red facilita el acceso a soluciones eficientes que mejoran el uso de los recursos, como la depuración de aguas y su reutilización, recuperación de la capa freática y una mejora de la calidad de vida de los ciudadanos.

Como expertos en soluciones de saneamiento en Madrid y alrededores, en Bluered apostamos siempre por hacer una inversión adecuada, que garantice siempre que las canalizaciones de entrada y salida están en las mejores condiciones posibles para disfrutar sin preocuparse por costes inesperados.

Call Now Button669 81 84 99