Encontrarse con una tubería oxidada que necesite reparación es algo cada vez menos habitual. Sin embargo, en viviendas e instalaciones antiguas puede darse este problema, con los inconvenientes que esto supone. Abrir el grifo y observar que hay óxido en el agua quizás no sea algo que impida usarla, pero si no se hace nada por reparar una tubería oxidada, puede ir a más.

En caso de sospecha acerca del estado de las tuberías, mira estos consejos que te podrán ayudar.

¿Qué problema puede suponer tener una tubería oxidada?

El agua que procede de una tubería metálica deteriorada tiene óxido en su composición. Aunque a corto plazo no existe riesgo para la salud, podría acumularse y llegar a sufrir una intoxicación por metales. Aunque el principal problema no tiene que ver con nuestro cuerpo.

Si se utiliza la lavadora con agua procedente de una tubería oxidada, la ropa sale sucia debido a los residuos que tiene el caudal. También se forman manchas en la bañera o el lavabo a medida que dejamos correr el agua.

Sobre todo, reparar una tubería oxidada es necesario porque pueden aparecer fugas a medida que se van estropeando más. Y no solo fugas, sino que haya una rotura grave.

Cómo saber si hay una tubería oxidada

Si hace tiempo que ocurre, no será difícil ver que en el agua hay óxido, puesto que se ve un color amarillo o tostado que lo muestra. El color natural es transparente, por lo que hay que poner solución a ello.

Esto es algo a tener en cuenta sobre todo si piensas comprar o alquilar tu nueva vivienda. Abre los grifos y deja correr el agua para comprobar si necesitas reparar una tubería oxidada o no. Si es así, habla con el propietario para que llame a un fontanero.

¿Se puede limpiar una tubería oxidada?

Lo cierto es que es posible, siempre que se deje en manos de un profesional para eliminar el óxido del interior de la tubería. Pero es algo temporal, reservada a tuberías que no estén muy mal.

Hay productos desarrollados para eliminar residuos de tuberías, aunque lo normal es que solo se puedan echar en los desagües, como cuando se necesita desatascar una bañera. También hay herramientas con las que retirar de las paredes el óxido de forma eficaz.

Cambiar la tubería, una opción a valorar

Cuando es muy vieja o el daño es grande, posiblemente reparar una tubería oxidada no es práctico. Si esto sucede, lo mejor es poner una instalación nueva, retirando todas las canalizaciones antiguas, o al menos las más deterioradas. En estos casos necesitarás contar con fontaneros expertos, que valoren la situación y puedan ofrecer la solución más efectiva.

En Bluered disponemos de un innovador sistema de reparación de tuberías, además de otros servicios de pocería y fontanería para atender cualquier necesidad que tengas con cualquiera de tus tuberías. También cuando se trata de tuberías metálicas en instalaciones que ya tienen muchos años. Tenemos la solución profesional que mejor se adapta a ellas.