A nadie le gusta encontrarse con un atranco en su vivienda, y más aún si se trata de un problema en la bajante general de la comunidad, que puede deberse a que otros no han tenido cuidado para evitar atascos debido a un uso inadecuado de la red de saneamiento. ¿Quién se tiene que encargar del mantenimiento y cuidado de las tuberías?

Problemas de atascos en la comunidad: ¿a quién le corresponden?

Vivir en comunidad exige tener unas determinadas normas de convivencia para que todo el mundo pueda estar tranquilo. Y cuando surge algún problema, es necesario llegar a un consenso para evitar conflictos. Por ello, no es bueno tratar de salirse siempre con la suya, sino apoyar las acciones que se toman en conjunto.

De hecho, en el caso de evitar atascos se necesita la colaboración general, ya que si uno o más de los vecinos no presta atención a tuberías lentas en cocina o baño, por ejemplo, es cuestión de tiempo que acaben surgiendo problemas no solo en su casa, sino en el edificio.

Cuando esto ocurre, ¿quién se debe encargar de solucionarlo? Lo normal s recurrir a los fondos de la comunidad, aunque podría darse el caso de que se reclame a quien no ha tenido suficiente cuidado para evitar atascos.

Una labor de todos, por el bien de todos

Lo que afecta a uno solo también pude afectar al resto de personas que viven en un bloque de viviendas, sobre todo a los que utilizan la misma instalación sanitaria. Por ello, las tareas de prevención y mantenimiento de tuberías y desagües es una labor conjunta, que corresponde a todos y cada uno de los vecinos.

Por ejemplo, arrojar toallitas por el inodoro es propiciar un atasco en potencia, porque este tipo de productos no están pensados para ser desechados de esta manera. Puede parecer un problema menor, pero según algunos cálculos la media es de 15 kilos por habitante al año. Solo se tiene que tirar al inodoro lo que corresponde, que no es otra cosa más que nuestros desechos corporales y el papel higiénico justo para limpiarnos debidamente.

Mantenimiento profesional, clave para evitar atascos

Una de las tareas fundamentales para evitar atascos es someter las instalaciones a revisiones periódicas, realizadas por profesionales de fontanería y pocería que cuenten con los medios más actualizados para hacer esta labor.

También en esto es necesario que todo el mundo se implique, porque no servirá de nada que se revisen las cañerías comunitarias, si las tuberías del interior de las viviendas no reciben el mantenimiento necesario.

No es cuestión de exagerar ni obsesionarse, pero una inversión en mantenimiento es mucho más económica que reparar roturas, fugas o atascos. Además, hoy es posible hacerlo en poco tiempo y sin abrir ningún agujero, por lo que las labores son mucho más efectivas.

Desde Bluered recomendamos a todos, tanto individuos como comunidades, a que hagan lo posible por colaborar en evitar los desagradables atascos. Poniendo un poco de parte de cada uno, se puede conseguir.

Call Now Button669 81 84 99
Powered by