Ahorrar agua se ha convertido en una necesidad para la sociedad. El aprovechamiento de los recursos naturales, entre los que destaca el agua por ser esencial para nuestras vidas, es un tema recurrente que se repite una y otra vez.

Y es que el ahorro de agua es una cuestión que va más allá de lo económico. Todos tenemos que poner de nuestra parte para no malgastar este importante recurso si no queremos sufrir las consecuencias.

¿Por qué ahorrar agua?

El principal motivo por el que es necesario ahorrar agua tiene que ver con el cuidado del medio ambiente. Nuestro planeta funciona en un delicado equilibrio, donde el agua tiene un papel fundamental. Si escasea, la vida sencillamente no es posible.

Además, como el suministro de agua en nuestras ciudades está regulado para tratar de evitar el despilfarro y se paga una factura, cuanta menos agua gastemos, menos nos costará a final de mes.

Sea por conciencia social o por gastar el mínimo posible, ahorrar agua es algo que todos debemos hacer.

Consejos para ahorrar agua de forma eficaz

A continuación veremos algunas pautas con las que reducir el consumo de gua en nuestros hogares. Son muy fáciles de aplicar, pero muy efectivas:

– Cerrar los grifos mientras no se usan

Es posible que este sea el consejo de ahorro de agua más repetido del mundo, y es que seguimos teniendo la costumbre de abrir el grifo y dejar correr el agua de forma innecesaria.

Cuando te laves los dientes, te estés afeitando o incluso cuando te enjabonas en la ducha, cierra el grifo y no lo abras hasta que no lo necesites de verdad. Cada minuto que lo mantengas cerrado son muchos litros que ahorrarás.

– Ducharse en lugar de bañarse

Esta sí que es una costumbre que se está arraigando, bien sea por ahorrar agua o porque llenar la bañera nos lleva un tiempo que no nos podemos permitir. La bañera tiene alrededor de 250 litros de capacidad, mientras que darse una ducha de 5 o 10 minutos consume aproximadamente la mitad. Y los resultados son mejores.

– Colocar sistemas de ahorro en los grifos

Poner un aireador en el grifo es tan sencillo como desenroscar la boquilla y poner una nueva, más eficiente. Muchos grifos modernos ya los llevan, aunque en otros modelos más antiguos es necesario cambiarlos. Al abrirlo no se nota diferencia de presión, pero el consumo es mucho menor.

– Revisar y reparar las fugas

Las fugas de agua, además de causar daños que pueden llegar a ser importantes, también consumen una gran cantidad de agua. Por ello es importante asegurarse de que las tuberías están en buenas condiciones. Una tubería oxidada con una pequeña fuga puede estar desperdiciando cientos de litros de agua al día. Un gasto en dinero y recursos que no puedes permitir.

– Poner una papelera en el cuarto de baño

Cuando usamos una toallita o un poco de papel y lo echamos por la taza del baño, al tirar de la cadena se gastan entre 7 y 10 litros de agua cada vez. En lugar de usarlo como papelera, lo mejor es poner una en la que depositar estos residuos, que además pueden causar atascos importantes.

Estos sencillos consejos te permitirán ahorrar agua, cuidar del planeta y también de tu salud financiera. No hacen falta más motivos, ¿verdad?